Alcalinizar el organismo

De todos es sabido que la ACIDEZ es la madre de todas las enfermedades

Por lo que se hace indispensable ALCALINIZAR nuestro organismo casi permanentemente, pues lo estamos acidificando también casi permanentemente.

Para ello, hemos elaborado una lista con algunos consejos prácticos de cómo ALCALINIZAR NUESTRO ORGANISMO:

– Depurar el Hígado:

Al menos una vez al año, durante 2-3 meses. A tal efecto se venden en herboristerías unos viales a base de Cardo mariano, Rábano negro, Alcachofa, Desmodium, etc., que hay que tomar en ayunas.

La mejor época es justo después de las Navidades, pues así limpiamos nuestro hígado de los productos acidificantes ingeridos (azúcares, excesos de comida, etc.), y al llegar la Primavera nuestro hígado está desintoxicado (el tránsito del Invierno a la Primavera es muy acusado por nuestro organismo, por lo que es mejor afrontarlo con un hígado limpio).

– Agua:

El agua del grifo lleva cloro, trihalometanos y otros metales, por lo que no es lo apropiada que debería ser para su consumo. Proponemos el consumo de agua mineral (embotellada).

Hay que beber un mínimo de 1,5 L de agua/día. Si, además, queremos que el agua (de pH neutro) tenga un pH alcalino, debemos activarla (hay una jarra denominada VA-31 que genera agua ácida, para enjuagues bucales, y agua alcalina, para beberla).

– Vitamina C:

Es aconsejable tomar 1 gr diario de esta vitamina, ya que es un potente antioxidante, además de precursora del colágeno (da elasticidad a nuestras arterias).

Aunque con una alimentación equilibrada aportamos las cantidades vitales de esta vitamina, se hace necesario tomar ese aporte extra, para aumentar la antioxidación metabólica. Se puede tomar toda la vida, haciendo descansos periódicos.

– Eliminar el estreñimiento (si lo hubiera):

Dicen que la muerte empieza por el intestino. Hay productos en herboristerías muy buenos para ayudar en este sentido («Frutas y Fibras», Carbonato de Magnesio, etc.), que no son laxantes y, por lo tanto, ayudan de forma natural e inocua.

– Tomar prebióticos:

Son bacterias beneficiosas para nuestro intestino. Nuestra flora intestinal se va deteriorando, sobre todo si hay estreñimiento crónico, se toman antibióticos, etc. También en herboristerías podemos encontrar este producto, que debemos tomar según nuestras necesidades. De todas formas, hacer aportes semanales es una buena práctica en este sentido.

  • El ajo es uno de los mejores exponentes. Un diente de ajo triturado en ayunas es un gran aliado de nuestra salud (bactericida, ayuda al intestino, depura, etc.).

– Baños de sal marina:

Se llena a la mitad una bañera con agua muy caliente (unos 100 litros) y se vierten en ella 2 Kg. de sal marina, se remueve todo y nos introducimos en ella durante 20 minutos.

El agua caliente abre los poros, y la densidad salina extrae de nuestro cuerpo los desechos (ácido úrico, toxinas, etc.).

Muy recomendable para personas con problemas de piel, para quienes toman medicamentos, pacientes de diálisis, etc. Es utilizar la piel como órgano de desintoxicación.

Con carácter general, hacerlo 1 vez/semana. Para casos más drásticos, se puede hacer a diario.

– Alga clórela:

Es un gran depurativo, por lo que se puede tomar durante toda la vida. La mejor es la denominada «sun clórela» (es una marca comercial), y es fundamental para eliminar metales pesados del organismo.

– Ejercicio físico:

Es la mejor medicina para la salud. Es la bomba que dinamiza el sistema linfático. Es INDISPENSABLE.

– Dieta no acidificante:

Por desgracia, casi todo lo que comemos tiene aditivos, azúcares, etc. por lo que debemos saber que nos estamos intoxicando a diario.

De ahí la necesidad de tomar en consideración los consejos anteriormente expuestos, además de intentar llevar a cabo una dieta lo menos acidificante posible, prestando atención a qué comemos y cómo lo combinamos.

Ej. para cocinar se utiliza la sal común (a veces yodada, a veces pobre en sodio, etc.), pero en todo caso es nefasta para nuestro organismo.

La solución es tan fácil como utilizar para cocinar sal marina sin refinar, de venta en herboristerías, que aporta muy poco sodio e incluye todos los minerales del mar. Se dice que una sal da la vida y la otra mata. Utilicemos la sal marina sin refinar (de herbolario).

Fuente: http://www.saludmtc.com/Principal.aspx?viene=13-Noticias-9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies