Se orienta al ser humano en su totalidad y el toque es la herramienta fundamental

Aunque se denomina “Terapia de Polaridad”, yo no la considero tanto una terapia en un sentido técnico, sino más bien la siento como un proceso en el que cualquiera se puede embarcar y descubrir los beneficios que conlleva haciendo que su vida cambie y mejore.

INTRODUCCION

La Terapia de Polaridad adquirió forma a partir de las investigaciones y aplicaciones del Dr. Randolph Stone, (Austria 1890 – India 1981), aunque las raíces de sus fundamentos se remontan a hace miles de años ya que integra conocimientos sabidos desde tiempos antiguos.

El Dr. Stone, hombre afable y servicial, fue también un amante de la Naturaleza, así que eligió métodos naturales y terapias sin drogas. Se formó en osteopatía, quiropráctica, naturopatía, naprapatía, entre otras disciplinas.

Creía que cada uno de nosotros dispone de todas las herramientas terapéuticas necesarias para alcanzar la sanación; por tanto, la labor del terapeuta únicamente es la de facilitar – acompañar para que discurra esta acción natural y propia del organismo de cada persona.

El enfoque de su época, reduciendo la vida a simple química y biofísica, no le servía pues la curación centrada únicamente en estos aspectos no ofrecía resultados satisfactorios. Comprobó que eliminar el síntoma no era la solución que beneficia al sistema.

Intuyó que faltaba algún factor a considerar. Por ello estudió también las aportaciones de las culturas china e hindú y así encontró el eslabón que aunaba el pensamiento occidental y el oriental, complementándolos; dicho eslabón era la energía.

La vida es movimiento > el movimiento es la forma en que se expresa la energía.

El hombre lleva implícito en su ser esta energía, que es idéntica a la que existe en todo el universo que conocemos.

Según esta premisa, el dolor y la enfermedad son energía bloqueada o estancada. Así que las causas de las enfermedades físicas se encuentran en los campos energéticos, siendo los síntomas y dolores simples efectos en el cuerpo físico.
La Terapia de Polaridad ayuda a reestablecer este flujo energético logrando así que el cuerpo recupere su equilibrio, su salud.

ALGO MAS SOBRE LA ENERGIA

– En todo sistema (y con sistema me refiero a: un átomo, un ser humano, una planta, el universo) existe una fuente de energía.

– La energía sigue sus patrones y flujos a través de los polos negativo y positivo. La energía se acompaña o expresa en campos y/o corrientes.
Esto se comprende muy claramente si pensamos en un imán. En un imán visualizamos el flujo o corriente de energía.

La aplicación a la Terapia de Polaridad:

Para que haya salud, que es lo mismo que decir que exista un equilibrio entre estos dos polos, la energía tiene que circular con libertad a través de estos campos que se crean.

– Por último, también se sabe que la energía reduce su intensidad de circulación o manifestación a través de distintos niveles:

Estos niveles se clasifican en:

  • Físico: que es el más palpable, el que se puede medir.
  • Emocional: que se manifiesta, como su nombre indica, a través de las emociones, como tristeza, alegría, ira, etc. Y que también puede observarse externamente.
  • Mental: aquí hay que dar un pequeño salto para comprenderlo pues ya no es “visible”
  • Espiritual: evidentemente este no se puede medir, pero si sentir. Hay que estar atento para percibirlo y dado el tipo de vida y el pensamiento científico que impera entre nosotros es más difícil de explicar y demostrar, pero no por ello podemos decir que no exista.

Estos 4 niveles en que se manifiesta la energía según su intensidad están interactuando entre ellos.

POR QUE EL NOMBRE DE POLARIDAD

La Polaridad es el principio de atracción y repulsión en todos los campos de la vida. Es como el imán de la vida y el movimiento.

Toda la vida del hombre, su felicidad… su bienestar, dependen de su equilibrio rítmico de relaciones fuera y dentro de él.

El Universo con todo lo que hay en él es polar. Todo ente posee ‘polaridad’ (día-noche, arriba- abajo,…)

También sabemos que todo es energía y que dicha energía posee los dos polos (+/-) y un neutro.

Para entenderlo, podemos volver al ejemplo del imán y así podemos comprobar:

– que uno de sus polos atrae y el otro rechaza;
– y que si este imán lo partimos en dos, cada una de estas nuevas dos mitades manifiestan las mismas características de atracción y de rechazo.

La Terapia de Polaridad trabaja desde este enfoque, y así:

  • la energía del polo positivo (+) es todo lo que representa expansión, proyección y actividad
  • la energía del polo negativo (-) representa contracción, recepción e inercia;
  • y, proporcionando el equilibrio y el espacio integrador, está lo neutral.

HERRAMIENTAS DESDE LAS QUE TRABAJA LA TERAPIA DE POLARIDAD

1. TOQUES

El Dr. Stone propuso unos estudiados contactos y manipulaciones que el terapeuta realiza con sus manos en las zonas del cuerpo del paciente donde se detectan bloqueos en el flujo de energía con el fin de eliminarlos y restaurar el equilibrio que propicia el restablecimiento de la salud.

Hay tres clases de toques:

  1. rajás, asociado al polo positivo, que moviliza la energía bloqueada para que circule y tome la dirección adecuada;
  2.  tamás, negativo, que tiende a dispersar la energía, por lo que es muy válida en caso de bloqueos arraigados en el sistema y,
  3. sátva, el neutral que da espacio e integra a los dos primeros.

La palabra también se utiliza con este sentido de “toque”, ya que en ella también hay un inmenso potencial. Es importante saber elaborar las palabras adecuadas que den forma a un contenido que sea difícil de expresar o acceder, para acceder a esa carga y desbloquearla.

2. DIETA

Basándose en su experiencia como naturópata, el dr. Stone indica una dieta depurativa que de forma gradual elimine los elementos tóxicos que se acumulan en el tejido debido fundamentalmente a una alimentación y hábitos de vida inadecuados facilitando así a los órganos del cuerpo equilibrar su química interna para trabajar en un ambiente saludable.

El terapeuta de Terapia de Polaridad orienta a la persona a la hora de elegir la dieta saludable más adecuada a su constitución.
Además la dieta purificadora ayuda y estimula el trabajo realizado en los niveles físico y emocional que se hace en las sesiones o en casa.

Junto con el Yoga de Polaridad, la dieta es una de las herramientas que el paciente puede utilizar como autoayuda en su proceso de curación.

3. YOGA

El Dr. R. Stone desarrolló también un sistema que llamó “Yoga de Polaridad “. Consta de posturas, movimientos y sonidos que facilitan el libre flujo de la energía o liberan pautas emocionales que propician la aparición del malestar.

Como en el caso de la dieta, lo ideal es experimentar estos trabajos corporales para ser mejor comprendidos.

4. ASPECTO PSICOLÓGICO

Las actitudes, creencias y pensamientos tienen también un papel determinante en el proceso de sanación. La conducta que se deriva de ellos está relacionada con determinados bloqueos energéticos.

El terapeuta ayuda a observar y clarificar la actitud y la conducta del paciente. Esta comunicación ayuda a concienciarse del impacto de los procesos mentales y emocionales en sí mismo para favorecer el cambio de hábitos y estilo de vida inapropiados que propician y motivan hacia el proceso de sanación.

En Terapia de Polaridad “curar” significa ser conscientes de nuestra presencia en el mundo, darnos cuenta de las actitudes y patrones que limitan y condicionan nuestra salud. Por tanto, puede derivar en un proceso de crecimiento que facilita la transformación de la persona hacia su propio entendimiento de salud y plenitud.

BENEFICIOS

La Terapia de Polaridad considera que todas las enfermedades conllevan bloqueos de la fuerza vital y distorsiones energéticas. Por eso trata a la persona en su totalidad y resulta una terapia recomendable para prevenir y tratar cualquier patología, aguda o crónica.

Restablece el flujo energético lo cual beneficia a todos los niveles (físico, mental, emocional y espiritual). Pueden notarse ya en la primera sesión, sin embargo, suelen hacerse más evidentes según vas recibiendo sesiones.

Además de la mejoría y de todas las sensaciones agradables y placenteras, en ocasiones, también puedes notar cansancio, sensación de “descoloque”, etc. porque aunque los toques terapeúticos son sutiles, los cambios que producen en el patrón energético son profundos.

Es recomendable cuidarse, disminuir el ritmo habitual, beber mucha agua,… para favorecer que el organismo pueda integrar la información recibida.

Puede mejorar la calidad de vida de todas las personas; está indicada también para niños y ancianos lo cual demuestra su eficacia y respeto para tod@s.

En un listado reducido, diríamos que nos ayuda a:

  • Aumentar nuestros niveles de energía, es decir, sentirnos con fuerza, ganas, ilusión, sensación de capacidad y poder; también aporta alegría, serenidad, sentido vital
  • Conseguir un mayor sentido de equilibrio, identidad, evolución y conexión personal; facilita el camino del autoconocimiento y la evolución personal.
  • Descubrir- rescatar-desarrollar nuestros recursos internos, habilidades, fortalezas y talentos para encararnos a cualquier situación y/o hacerlo de una forma nueva más adaptativa y eficaz
  • Restablecer la salud a nivel físico; puede mejorar problemas de: fatiga, insomnio, fibromialgia, artrosis, estrés, ansiedad, depresión, dolor de espalda y cervicales, molestias digestivas, problemas articulares, fobias y traumas,…

La Terapia de Polaridad te ofrece un viaje vital, más que una solución rápida. Si te implicas, te inicias en un proceso que te proporciona: una nueva perspectiva sobre la vida + un descubrir tu yo más interno y auténtico; y aliados, te conducen a la salud, la plenitud y el bienestar.

POSICIÓN DE LA TERAPIA DE POLARIDAD DENTRO DEL CAMPO DE LA MEDICINA

El Nacional Institut of Health (NIH) de EEUU separa la Medicina en dos grandes grupos:

  • Alopática o Medicina Convencional
  • Medicina Complementaria y Alternativa

La Terapia de Polaridad se incluye dentro del grupo de la medicina complementaria y alternativa o CAM.

Para clarificar su posición, se añade la clasificación de las CAM, realizada por la Clínica Mayo y el Nacional Center for Complementary and Alternative Medicine (NCCCAM) de EEUU, que las agrupan en:

  1. Sistemas Medicinales Alternativos; como la Homeopatía y la Naturopatía en occidente o la Ayurveda en oriente.
  2. Técnicas de Mente-Cuerpo; meditación, rezo, hipnosis, biofeedback y terapias con recursos creativos, como arte, música o danza.
  3. Terapias basadas en suplementos dietéticos y remedios herbales.
  4. Terapias de la energía o energéticas.

Las hay de dos tipos:

  1. Basadas en Bioelectromagnetismo; implican el uso poco convencional de vibraciones mecánicas (como sonido) y fuerzas y campos electromagnéticos (luz visible, magnetismo, radiaciones monocromáticas, como láser, y rayos de otras partes del espectro electromagnético.
  2. Las que incluyen las Energías Sutiles o Biocampos, que consideran que el ser humano está influido por formas sutiles de energía. En algunas terapias energéticas se manipulan estos campos de energías aplicando presión y/o manipulando el cuerpo imponiendo las manos sobre o a través de estos campos; qi gong, Reiki, Toque terapéutico o Terapia de Polaridad.

Métodos de manipulación corporal; quiropráctica, osteopatía.

La medicina CAM, al igual que la medicina convencional, tiene sus propios principios:

  • El cuerpo tiene el potencial para curarse a sí mismo. Por ello, se habla más de facilitadores que de médicos.
  • Aprendizaje y medicina van de mano a mano; es decir, el terapeuta ofrece sus conocimientos y trabaja en base a ellos, añadiendo además su propia experiencia personal de la vivencia de la terapia.
  • Su visión es holística; se trata a la persona como un todo, reconociendo que la salud física, el bienestar mental, las relaciones interpersonales y las necesidades espirituales están interconectadas y juegan un papel en el estado general de la salud.

Se han realizado diversos estudios para valorar de forma experimental y cuantificable los efectos de la Terapia de Polaridad y ya se han empezado a obtener resultados basados en criterios científicos y objetivos. Independientemente de estos criterios, el número creciente de personas que acuden a esta terapia avala su validez.

http://terapiadepolaridad.org/
BIBLIOGRAFIA

1- “Terapia de Polaridad. Obras completas” Dr. Randolph Stone. Escuelas de Misterios

2- “Construyendo la salud” Dr. Randolph Stone. Paidós

3- “El proceso de la polaridad. La Energía como Arte de Curación” Franklyn Sills. Editorial Humanitas S.L.

4- “Terapia de Polaridad. Ejercicios Energéticos” Mary Louise Muller y John Chitty. Gaia Ediciones

5-“La Autopolaridad. Terapia de Polaridad” Michelle Guay. Grupo editorial Tomo S.A. de C.V.

6- “Pies Polares” Carlos L. Panadés

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies