La relación entre las emociones negativas y el dolor

Las emociones no sólo afectan la salud sino que también interfieren en la calidad de vida

Cómo ponerlas de nuestro lado cuando no son positivas.

La estrecha conexión entre el cuerpo y la mente puede ser usada para mejorar el desarrollo de una enfermedad, disminuir la intensidad del dolor y reducir el tiempo necesario para curarse. Pero, en cambio, puede pasar desapercibida y dar la sensación de que el ser humano vive a merced de los estímulos externos y está condenado a sufrir.

Teoría multidimensional del dolor

Según la teoría multidimensional del dolor, desarrollada en 1968 por Melzack y Casey, en toda sensación de dolor se encuentran interrelacionados tres dimensiones diferentes: la sensorial-discriminativa, la cognitivo-evaluativa y la motivacional-afectiva. De esta manera, la experiencia de dolor no sólo es única para cada individuo que la padece, sino que no es posible explicar o transferir de manera exacta a nadie, ni siquiera a alguien que ha sufrido algo similar.

Cuerpo, mente y alma

Cada vez que se siente dolor, además del “sentir” propio de ese molesto estímulo en el cuerpo, ubicando la localización y la intensidad, las personas lo piensan o racionalizan (quizás reaccionan, piensan o analizan su origen o causa) y también lo viven como un sentimiento o emoción (algunas veces es casi imperceptible, pero otras genera tristeza, vulnerabilidad o miedo). Esto último se ve mucho más en aquellos que sufren de dolor crónico y han hecho de esta sensación un compañero de vida.

Emociones positivas y emociones negativas

Algunas emociones se relacionan o no con la salud, el bienestar y la felicidad, y por eso se consideran positivas o negativas. Sin embargo, ninguna emoción es positiva o negativa en sí misma, sino que lo que termina siendo positivo o negativo son las acciones que se llevan a cabo apoyados por esa emoción y los pensamientos que se siembran en la mente. Los estudios científicos demuestran que algunas emociones como la rabia, la ira o el miedo son capaces de desencadenar, por ejemplo, un infarto, un resfrío o una infección.

Cómo sanar las emociones

  • En primer lugar, sentir todo lo que surge sin clasificar si es bueno o no. Sólo sentir. Cuando uno deja de juzgar lo que siente, esa emoción se retira como llegó, sin consecuencias.
  • Escribir en un diario. La escritura es un potente canalizador de sentimientos, pensamientos y estados de ánimo.
  • Expresar lo que se siente. Hablar sobre lo que nos pasa con alguien o escribir una carta aunque nunca llegue a destino puede ser de utilidad.
  • Aprender a perdonar, y perdonarse.
  • Mantener un equilibrio en la vida, prestando atención no sólo a todos los roles que se desempeñan a diario, sino al cuerpo, la mente y el alma.
  • Usar el cuerpo como canal de expresión. Terapias como expresión corporal o counseling se apoyan en este principio.
  • Moverse. Salir a correr, a caminar o simplemente golpear una almohada sirven de cable a tierra y desahogo.
  • El arte, en cualquiera de sus formas, también constituye una herramienta importante. Probar, por ejemplo, con pintura, baile o plástica.
  • Dibujar y pintar un mandala es útil y llega a lo profundo de los sentimientos.
  • Escuchar música y cantar.

Algunos síntomas como úlceras de estómago, contracturas cervicales o colon irritable pueden ser la señal que da el cuerpo para avisar que no se están procesando correctamente las emociones.

Recordar que el cuerpo, la mente y el alma son una unidad que debe funcionar en perfecto equilibrio.

Fuente: http://suite101.net

Un comentario en “La relación entre las emociones negativas y el dolor

  • el 21 diciembre, 2013 a las 05:16
    Permalink

    excelente articulo

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies