Esmeralda, la preciosa piedra verde

Esta hermosa gema está considerada junto con el diamante y el rubí de las piedras preciosas más valoradas en joyería.

El nombre de esmeralda deriva del persa smaragdus que significa “esperanza”.

La esmeralda es de la familia de los berilos, en su composición química se encuentran, entre otros componentes, el cromo y el vanadio, responsables de su color verde.

La esmeralda es denominada también como “la piedra de las hadas”. Cuenta la leyenda que, en tiempos muy antiguos, quienes veían a las hadas podían contemplar en su pelo pequeñas puntas de esmeraldas así como colgantes próximos a su corazón.

De entre todas las gemas verdes, la energía de la esmeralda es la más espiritual. Induce, abre y fortalece la apertura de conciencia en la persona que la lleva.

Llevar una esmeralda a la hora de meditar será una valiosa ayuda.

Sus cualidades vibratorias permiten alinear la mente, el corazón y la intención, abriendo puertas a otras realidades más profundas e incluso la visualización intensa de seres espirituales tales como los guías.

Para los terapeutas, la esmeralda representa la piedra que accede al alma. Aporta la energía necesaria para poder equilibrar a la persona a tratar desde su interior más luminoso.

En la medicina antigua de diferentes culturas, practicaban y recomendaban introducir una esmeralda en la boca en las etapas más difíciles, tales como la perdida dolorosa de un ser querido.

Por tanto, la esmeralda tiene propiedades calmantes y sanadoras a nivel físico y emocional.

Nos ayudará a superar estados de tristeza, depresiones, inseguridades y miedos. También es apropiada para las alergias y el asma.

Se dice que las primeras gafas de sol fueron de pequeñas láminas de esmeralda, de ahí que tenga propiedades sanadoras para las afecciones de los ojos.

Corresponde al cuarto chakra, el del corazón.

Aunque la esmeralda es un mineral duro y resistente, se debe tratar con mucho cuidado, nos abstendremos de ponerla al sol para cargarla, lo haremos a la luz de la luna y la limpiaremos sumergiéndola en agua y sal, o agua y salvia.

Ya hemos dicho anteriormente que la esmeralda es una piedra preciosa y que su valor en joyerías es elevado. Aún así, podréis conseguirla en tiendas de minerales en su estado bruto a precios asequibles.

M.Dolors Abril
Terapeuta de cristales – maestra de reiki japonés y tibetano – terapeuta de reiki
Fuente: http://www.mesiento.com/esmeralda-la-preciosa-piedra-verde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies