En macrobiótica relacionamos la estación del invierno con los riñones y por eso es importante cuidarlos bien. Así que nada mejor que darte pautas para cuidarlos desde la macrobiótica medicinal.

¿Cómo sabes si hay desequilibrio en tus riñones?

Hay muchas formas, y en unos días hablaré más en profundidad del tema, pero a modo de resumen las principales son:

  • Sensación de frío constante en el cuerpo. ¿Sabes esa sensación de escalofrío aunque no sea invierno? Pues eso básicamente.
  • Dolor lumbar o hiperlordosis. Estas personas que tienen muy arqueada la zona lumbar hacia adelante.
  • Cansancio durante el día. A ver, es normal estar cansado por la noche, pero levantarse cansado por ejemplo ya indica algún problema.
  • Sueño irregular. Dormir con el sueño ligero, levantarse por la noche a orinar…. Sobre todo tener la sensación de no haber descansado lo suficiente.
  • Ojeras muy oscuras o con bolsas.
  • Retención de líquidos. Sobre todo en los tobillos.
  • Orina muy clara y abundante, o muy oscura y escasa. Ir más de 5 veces al baño al día a orinar o ir menos de 3.

¿Qué debo hacer?

Pues para empezar, nutrir bien tus riñones. Aquí te dejo algunos alimentos que te pueden ayudar:

  • Cereales: trigo sarraceno, arroz integral de grano corto, arroz dulce y mijo.
  • Verduras: Zanahorias, nabos, chirivías, calabaza, col, bardana, coliflor, brócoli, entre otros. Evitar: pepino, calabacín, pimiento, tomate, patata, berenjena,
  • Legumbres: judías pintas y rojas, judías azuki, judías blancas, garbanzos.
  • Algas: Añadir kombu a las comidas, aunque luego no se coma. El alga hijiki también ayuda bastante.
  • Semillas y frutos secos: Castañas principalmente, también almendras, nueces, semillas de sésamo, girasol y calabaza.
  • Alimentos fermentados: miso de cebada, tempeh, natto, umeboshis.
  • Una bebida para la mañana: En vez de café, una taza de té bancha con unas gotas de shoyu.
  • Un desayuno ideal: healthy porridge bowl de arroz con castañas, una delicia!!
  • Una comida genial: Una sopa francesa de cebolla, Un rissoto de arroz y trigo sarraceno con una nishime de verduras y tempeh.
  • Un postre rico y nutritivo: Un poquito de arnadí en la merienda.
  • Una cena rápida y reparadora: Un bollit macrobiótico.
  • Evitar: comer cosas frías, nada de la nevera, ni siquiera agua. Nada de café, un pellizco de sal al cocinar y no más. Nada de alcohol ni leche ni lácteos.

He seguido todas estas pautas pero no mejoro, ¿qué me pasa?

Las pautas de arriba son las generales que se suelen dar en un nivel 1 de macrobiótica. Si das un paso más y te interesa la cocina macrobiótica medicinal en el nivel 2 de macrobiótica se entra en detalle en cómo cocinar para tratar problemas yin y problemas yang en los órganos vitales.

Por ejemplo, no es la misma dieta la que se le dará a una persona que se orine en gran cantidad y transparente que el que orine oscuro y en poca cantidad.

En el primer caso por ejemplo estamos hablando de un desequilibrio más yin, por lo que la alimentación de invierno debe tener un toque yang. Por ejemplo: Un té de azukis en este caso que viene muy bien para los riñones debe incorporar necesariamente unas gotas de shoyu.

Para el segundo caso el desequilibrio es más yang, por lo que entonces el té de azukis es muy interesante que tenga un toque yin, por ejemplo estaría muy bien combinarlo con un poco de daikon fresco en el momento de servir.

Conocer el arte de la cocina medicinal es una herramienta muy preciada que puede ayudarte no sólo a ti sino a los que te rodean.

¿Y si quiero limpiar los riñones de excesos (arenilla y cálculos)?

Pues hay varias recetas, una de ellas una buena crema de ortigas. ¿Quieres la receta?

INGREDIENTES:

  • Un manojo de ortigas peladas (sin el tallo, sólo las hojas)
  • 2 nabos
  • 1 cebolla
  • Un poco de aceite de sésamo
  • 1/2 litro de agua
  • 1 cucharada sopera de miso de cebada

PREPARACIÓN:

Saltear los nabos y la cebolla con un poco de aceite de sésamo y una pizca de sal. Añadir las ortigas y el agua y llevar a ebullición. Cocinar durante 20 minutos. Batir bien y sazonar con el miso de cebada.

El trigo sarraceno me sienta fatal, me deja con tensión y sequedad, pero lo necesito para mis riñones. ¿Qué hago?

Como vemos en el Curso de Macrobiótica Medicinal tienes algunas soluciones.

Una de ellas, combinarlo con arroz y tomar un 10-15% de trigo sarraceno por un 85-90% de arroz.

Otra es tomar fideos soba: están hechos con harina de trigo y de trigo sarraceno y son una forma ligera de tomar este cereal. Te explico cómo hacer unos sushis de soba!!

INGREDIENTES:

  • Fideos soba cocinados
  • Una hoja de nori
  • Cebollino picado

Efecto medicinal riñones yang – azukis cocinadas y salteadas con ajos tiernos.

PREPARACIÓN:

Coloca una hoja de nori sobre una esterilla de sushi. Pon una capa fina de soba sobre el alga. Extender el relleno, que en este caso será con las azukis y el cebollino picado. Haz rodar la esterilla presionando ligeramente y vigilando que los soba no se salgan, asegúrate de hacer un rollo bien compacto y séllalo mojándote los dedos con un poco de agua si hace falta. Corta el rollo con un cuchillo bien afilado. Disfrútalo con un poco de salsa de soja reducida en agua.

Daniel Mayor
Fuente: http://www.esmacrobiotica.com/cocina-macrobiotica-medicinal-los-rinones/#sthash.Dq30YbvG.dpuf

¿Me ayudas a difundir? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies