Cristales y chakras

En el cuerpo etéreo existen siete centros de energía

Poseen sus correspondencias astrales y que a su vez coinciden con siete glándulas u órganos importantes de nuestro cuerpo físico

La combinación de estos siete centros produce la energía vital del cuerpo humano. Se identifican como chakras, término aceptado internacionalmente y que proviene del sánscrito, y significa espiral o punto circular.

Estos centros de energía fueron descubiertos por los hindúes hace miles de años y se habla de ellos en textos antiquísimos tántricos y de yoga.

Son puntos de energía subterránea de rotación continua que transforman, absorben, filtran y distribuyen vitalidad desde el nivel etéreo al nivel físico.

Cuando un chakra es abierto y estimulado, revitaliza su zona de influencia. Cuando el cuerpo se enferma o la mente está en tensión con el estrés, el sistema se desequilibra, y con frecuencia se debe a que uno de los chakras se halla bloqueado.

Cada chakra se corresponde con un área específica del cuerpo, de modo que la utilización adecuada de cristales sirve para restaurar el equilibrio perdido, abriendo y normalizando el chakra afectado.

Existe un canal central de energía que corre a lo largo de todo el cuerpo conectando entre sí todos los chakras, recibe el nombre de sushumna y su trazado coincide de forma genérica con el de la columna vertebral.

En su lado izquierdo, el sushumna se compone de un canal femenino o de energía lunar llamado ida, y en su parte derecha un canal masculino, de energía solar, llamado pingala. Todos los cuerpos poseen energía receptiva y emisora, masculina y femenina.

Al trabajar con cristales se trabaja con el ida, el pingala, el sushumna y los chakras, puesto que el poder del cristal transforma el nivel físico, el mental y el emocional.

Por una convención de los tiempos modernos, los chakras han sido numerados del uno al siete.

  • Primero: chakra sacral

Situado al final de la columna vertebral, en la zona del recto, de la entrepierna, fue denominado originariamente Mladhara. Es el más terrenal de los chakras y representa el asentamiento en el planeta y las relaciones con el mundo. Tiene que ver con la capacidad de supervivencia.

Las experiencias de purificación del primer chakra suelen derivar en un incremento del control de la capacidad mental.

Este chakra recibe también el nombre de “el lugar del kundalini”. Los que tengan algo de experiencia con el yoga estarán familiarizados con esta palabra que significa la fuerza vital cósmica, también se describe como “la serpiente de poder”.

Cada chakra posee ciertas características propias, las del primer chakra son las siguientes:

Color: Rojo, negro y gris
Cualidades positivas: Espontaneidad, capacidad de liderazgo, independencia, realismo, espíritu de lucha, capacidad de iniciativa.
Cualidades negativas: Furia, irritabilidad, violencia, afán de venganza, sexualidad obsesiva, necesidad de controlarlo todo, actitud especulativa, tendencias manipuladoras, agresividad.
Cristales favorables: Cuarzo transparente, cuarzo ahumado, diamante, rubí, granate, hematites, pirita, turmalina negra, obsidiana, ágata fuego, ópalo, etc.

  • Segundo: chakra plexo solar

Corresponde a la zona de la pelvis e incluye los órganos sexuales. Su nombre original es Manipura. Contiene uno de los aspectos esenciales de la creatividad humana y es uno de los más potentes emisores de la energía vital.

Se trata de un centro de alto voltaje emocional, por lo que su purificación y equilibrio, utilizando la influencia del cristal, proporciona una asombrosa sensación de paz y armonía, además de ayudar a poner en orden los aspectos más confusos de la propia vida.

La meditación concentrada en este chakra produce un efecto general de purificación que potencia la intuición y permite acceder a niveles de conciencia o exploración cognitiva desconocidos hasta entonces.

Este chakra está vinculado al proceso de creación, esté centro de energía al igual que el primer chakra suele estar abierto en la mayoría de la gente, pero la presencia de enfermedades en la zona, disfunciones sexuales, traumas, conflictos relacionados con la sexualidad, pueden estar provocando bloqueos que podrían resolverse con el uso de cristales.

Color: Naranja y rojo.
Cualidades positivas: Creatividad, inventiva, imaginación, intuición, coraje, valentía, lealtad, hospitalidad, calidez, éxito social, ambición, seducción.
Cualidades negativas: Crueldad, ostentación, pedantería, fanfarronería, ambición desmedida, implacabilidad, inescrupulosidad, dependencia obsesiva de la opinión ajena, complejo de superioridad, ansiedad.
Cristales favorables: Cuarzo transparente, crisocola, granate, ámbar, topacio, topacio del Brasil, etc.

  • Tercero: chakra bazo

Localizado unos dos cm. por encima del ombligo, antiguamente era conocido como Svadhisthana. Está vinculado con la revitalización, tanto del cuerpo físico como del etérico, miles de conductos nerviosos atraviesan su zona de influencia. La capacidad de ejercer el autocontrol depende de si está o no bloqueado.

Este chakra es la fuente de energía de la que fluye la sensación general de bienestar físico, cuando está bloqueado, el organismo se halla bajo de defensas y por tanto con mayor riesgo de padecer enfermedades.

El tercer chakra es la batería del cuerpo, la reserva.

Tiene que ver con la digestión tanto de alimentos como de ideas y pensamientos; el chakra bazo actúa como puente de comunicación entre las vibraciones de alta y baja frecuencia y cuando está bloqueado se pierden capacidad de intuición y la sensibilidad se empobrece.

Color: Amarillo y naranja.
Cualidades positivas: Inteligencia activa, capacidad de organización, disciplina, sentido común, lógica, claridad de ideas, sagacidad, eficiencia, capacidad analítica.
Cualidades negativas: Cobardía, prejuicio, cinismo, escepticismo, manipulación, hipocresía.
Cristales favorables: Topacio del Brasil, peridoto, ámbar, jade, crisopracio, turmalina sandía, ágata, etc.

  • Cuarto: chakra corazón

Situado en el lugar físico y el lugar espiritual que corresponde al corazón, concentra todas las formas de sentimiento e impulsa la mente hacia los más profundos niveles de la meditación.

Aquí se manifiesta el amor en todos sus niveles, incluyendo el amor hacia uno mismo, a los otros, a la humanidad, al mundo….

Está localizado en medio del pecho, era llamado Anahata en la antigüedad. Está relacionado con las emociones; un impulso de destrucción de sí mismo, una melancolía incontrolada, una sobreexcitación emocional, etc… son síntomas del bloqueo de este chakra, con lo cual sería necesario recurrir a la influencia del cristal para abrirlo y equilibrarlo.

Color: Verde y rosa.
Cualidades positivas: Generosidad, compasión, resignación, actitud expansiva, impulso comunicativo, amistad, sociabilidad, capacidad de compartir, crecimiento de curiosidad, seguridad en sí mismo.
Cualidades negativas: Celos, mezquindad, avaricia, impulso posesivo, inseguridad económica, obsesiones, inseguridad en sí mismo, inestabilidad emocional, envidia, resistencia a los cambios, egoísmo.
Cristales favorables: Cuarzo rosa, esmeralda, malaquita, peridoto, turmalina verde, turmalina sandía, turquesa, crisopracio, jaspe, etc.

  • Quinto: chakra garganta

El chakra localizado en el lugar físico correspondiente a la garganta es también un centro de creatividad cuyo movimiento de energía incesante influye sobre los seis restantes.

Su nombre original es Visuddha y también se denomina centro comunicador y de su zona de influencia proviene la voz, nuestra máxima herramienta de contacto con los demás.

Cuando el chakra garganta se halla abierto, se incrementa la capacidad de escuchar a los demás, de oír los ruidos que produce la armonía del planeta, también se hace más intenso el fluir de la conciencia y permite comprender en profundidad cuáles son los caminos que deben seguirse para alcanzar la armonía interior.

Este chakra es el puente que comunica el corazón con el tercer ojo, y esta comunicación resulta imprescindible si se desea mantener el equilibrio interno.

Color: Turquesa, azul cielo, azul y gris.
Cualidades positivas: Paciencia, armonía, serenidad, tranquilidad, ánimo relajado, distensión, devoción, creatividad, impulsos idealistas, capacidad de comunicar, sociabilidad..
Cualidades negativas: Depresión, aislamiento, tradicionalismo, actitudes ultraconservadoras, melancolía, timidez, cortedad, parquedad, captación lenta.
Cristales favorables: Aguamarina, turquesa, ágata azul, ágata musgosa, lapislázuli. etc.

  • Sexto: chakra entrecejo

Su nombre original es Ajna, pero también se llama “el tercer ojo” Está situado en la frente, en medio de las cejas, y en el plano físico se representa por el cerebro. Este es el chakra en el que se asienta la mente.

La apertura y desarrollo de este chakra es lo que posibilita acceder a experiencias clarividentes. A través del sexto chakra pueden verse causas y efectos, con lo que pueden hallarse soluciones ecuánimes a problemas de relación con los demás y a traumas íntimos inconfesables.

Los que realizan experiencias de meditación profunda estiman que la vivencia de la comprensión mística a través del tercer ojo se halla más allá de todas las palabras que puedan describirla.

La apertura del sexto chackra es, en todo caso, la llave imprescindible para alcanzar el equilibrio.

Color: Púrpura, violeta, morado, burdeos, encarnado, azul profundo.
Cualidades positivas: Intuición, percepción, sensibilidad, inteligencia, optimismo, capacidad prospectiva, poder telepático, clarividencia, ecuanimidad.
Cualidades negativas: Superstición, fantasía irrefrenable, descontrol, inconsciencia, irresponsabilidad, miedo a la oscuridad, inestabilidad.
Cristales favorables: Amatista, zafiro azul, lapislázuli, piedra lunar, cornalina, jade, etc.

  • Septimo: Chakra corona

Pensamiento universal, conciencia cósmica, mistisismo. Pensamientos inspirados y a menudo proféticos.

Negativo: sensación de pérdida de identidad, sentimiento de abandono espiritual, miedo a la oscuridad.
Colores: Violeta o el blanco
Los cristales: Diamante, Cuarzo guardián de la tierra, Iolita, Selenita.

Bibliografía:

“El poder mágico de los cristales” A. Gallotti, edic. Martinez Roca. 1988
“Piedras que curan” Julia Lorusso y Joe Glick. Edit. Edaf.
“La iluminación por los cristales” vol. I. Katrina Raphael. Edit. Neo Person
“La curación por los cristales” vol II. Katrina Raphael. Edit. Neo Person
“Transmisiones a través del cristal” vol. III. Katrina Raphael. Edit. Neo Person

Autor: Dolores Picallo

Fuente: http://www.saberalternativo.es/spa/espiritualidad.asp?var1=&var2=Cristales%20y%20chakras&nar1=&nar2=504

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies