Los 5 venenos blancos

Los 5 venenos blancos que consumes a diario y no aportan nada a tu salud

En nuestra dieta existen alimentos que deberían ser llamados «veneno», porque tienen poco valor nutricional y hasta pueden ser perjudiciales para nuestra salud.

Conocidos como «venenos blancos», el azúcar refinado, la sal y las harinas refinadas, entre otros, son causantes de diferentes enfermedades que son consideradas graves, pues son degenerativas, como la diabetes, la hipertensión arterial y hasta el cáncer.

1. La sal

La comida chatarra se encuentra llena de sal refinada, que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, consumir este tipo de sal equivale entre 8 y 20 veces más que la que debiera comer.

Pues con la finalidad de que el sodio y el potasio encuentren un equilibrio, se debe consumir de 0.2 a 1.25 gramos por día, pero si no se respeta, es cuando aparecen enfermedades referentes al corazón.

2. Azúcar refinada

No es buena porque no aporta ningún nutriente, aporta energía, pero nada más. Esta se conforma de glucosa y fructuosa. El problema es la manera en que la consumimos, porque las frutas y verduras, por sí mismas, ya contienen azúcar.

Las azúcares refinadas son causantes de obesidad, de un desequilibrio nutritivo, caries y más.

Los edulcorantes químicos también son dañinos, pues aumentan el riesgo de cáncer, como el aspartame, la sacarina y ciclamatos, que podemos encontrar en productos como el refresco light.

3. Harina refinada

Cuando más fina y blanca es la harina, menos fibra, vitaminas y minerales contiene.

El pan blanco, el pan de salvado, los panes de bollería, no contienen vitaminas ni minerales, mientras que favorecen las caries, el cáncer, el colesterol y la diabetes.

Los panes más recomendables son el pan de centeno y el pan integral.

4. Arroz refinado

Al igual que la harina, la refinación por la que pasa el arroz le quita todo el aporte energético y vitamínico que puede tener.

5. Leche de vaca

Se considera que es la principal causa de alergias en los niños, según la Academia de Alergia, Asma e Inmunología de Estados Unidos.

Y es que la leche, además es rica en grasas saturadas y colesterol. Algunos estudios, incluso la relacionan con la diabetes y hasta con la osteoporosis, porque debido a ser baja en magnesio, no deja que los huesos absorban el calcio.

[amazon_link asins=’B00V6AI9DI,B01N1XNDFZ,B073FCL2NM,B00DN9OYZ2,B00DJTDALU,B01N90GZKG,B073FB5B81,B01H051PTC,B01673OAW2,B00MWRDRD6′ template=’ProductCarousel’ store=’wwwguiasana-21′ marketplace=’ES’ link_id=’1f1263ae-20ad-11e8-9de9-617b8f2da15c’]

La mejor forma de mantener una buena salud, es a través de una dieta adecuada, en la que se sustituyan los «venenos blancos».

Por fibras y proteínas, reduciendo precisamente los carbohidratos; que lo podemos hacer a través de la avena, las nueces, almendras, avellanas, verduras, frutas, vegetales verdes, carnes blancas y rojas magras, pescado y queso, pero bajo en grasa.

Para llevar un mejor control sobre tu salud, es indispensable hacer una visita al doctor para poder conocer nuestros niveles de colesterol y los riesgos de padecer una enfermedad crónica, así como los requerimientos ya personalizados para evitarlo.

Fuente: www.panoramadiario.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies