Sopa fría de pepino y albahaca

Receta de sopa fría de pepino y albahaca para refrescarse

  • Dificultad: muy fácil
  • Tiempo de preparación: 5 minutos
  • Raciones: para 4 personas

Ingredientes:

  • 800 g de pepinos (4-5 medianos)
  • 25 g de albahaca fresca
  • 30 ml de vinagre de arroz (o vinagre de manzana)
  • 100 ml de leche de soja, de arroz, de almendras o de coco
  • 50 ml de nata de soja/arroz para cocinar
  • 300 ml de agua fría
  • Media cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de semillas de mostaza (opcional)
  • Media cucharadita de semillas de sésamo (opcional)

Lava los pepinos, pélalos, córtalos en daditos y ponlos en el vaso de la batidora.

Lava la albahaca y córtala en trozos medianos, ponla también en la batidora junto con la sal, el vinagre y las semillas de mostaza (si las usas).

Bátelo a velocidad alta añadiendo poco a poco la nata de soja, la leche de soja y el agua.

Sigue batiéndolo hasta que tengas una sopa cremosa pero homogénea, sin trocitos grandes. Pruébalo y añade un poco más de sal si te parece muy soso.

Si lo quieres más suave, pásalo por un colador fino antes de servirlo.

Pon la sopa en boles individuales y termínala con las semillas de sésamo. Sírvelo frío.

Puedes guardar lo que te sobre en una jarra o un recipiente bien cerrado en la nevera, te durará 4-5 días. Antes de servirlo agítalo o remuévelo.

Esta sopa es muy similar a la sopa de pepino y eneldo, pero con albahaca y una leche vegetal más suave que la de coco, que tiene muchísimo sabor.

Se puede variar de muchísimas maneras utilizando como base el pepino.

Por ejemplo, podemos utilizar yogur de soja sin azucarar en lugar de la nata de soja o no usar ninguna de las dos cosas y aumentar la cantidad de leche vegetal.

Podemos usar leches vegetales más o menos densas y con diferentes sabores, por ejemplo la leche de arroz, de almendras, de avena o de coco.

Podemos incorporar también nata de coco, tanto para la mezcla como para decorar.

El vinagre de arroz le da un toque de dulzor y acidez, por eso os lo recomiendo, pero podéis usar cualquier vinagre suave o zumo de limón.

También se puede añadir una pizca de tamarindo, jengibre o citronela. O cambiar la albahaca normal por albahaca limón, que ya le dará suficiente sabor.

No es necesario añadir ningún aceite, pero podéis poner una o dos cucharadas de un aceite de oliva de sabor intenso que os guste.

Podemos agregar otras hierbas y especias, como comino molido, pimienta negra molida, cardamomo, cúrcuma (le dará color amarillo), azafrán (si es en hebras haz primero una infusión en agua caliente), etc.

Incluso podemos ponerle una pizca de canela, agua de azahar, agua de rosas, anís estrellado o semillas de hinojo.

Es un buen remedio para el calor y para cuando queremos un plato muy rápido, refrescante y sabroso.

Lo tendremos listo en cinco minutos y podremos variarlo según nos apetezca.

Fuente: http://www.creativegan.net/archives/sopa-fria-de-pepino-y-albahaca/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies