Perlas de río

La perla ocupa una posición única y destacada por su dureza

Es considerada una de las gemas más importantes aunque se diferencia de las demás a causa de su origen: se forma en un ser vivo.

Fue en 1930 cuando las perlas de agua dulce procedentes del lago Biwa en Japón, se introdujeron en el mercado de la perla, aportando una gama de colores y tonos hasta entonces desconocidos.

Hoy en día son muchas las regiones de Asía que cultivan las perlas de agua dulce, alcanzando niveles de calidad y colorido sobresalientes.

El color natural de las perlas de agua dulce es resultado de una combinación de varios factores, que enumeramos por orden de influencia.
Las perlas de agua dulce son gemas orgánicas, formadas por una criatura viviente, el color base de la perla, el principal, depende de la especie de Ostra perlera.

El nácar, que genera la perla como analgésico para reducir el dolor que le provoca la deposición de un cuerpo extraño en su interior, puede tener diferentes colores según la Ostra madre que segrega y deposita el nácar.

El color del nácar puede variar a lo largo del cultivo de la perla, y el color base resultante puede ser muy diverso, siendo los más habituales el blanco, rosa, melocotón, malva, crema, grises y extraordinariamente violetas.

Las diferentes capas de nácar que se van depositando tienen una textura rugosa que favorece la deposición de sales en las cavidades, este factor tiene influencia en el color final de la perla.

La concentración y el tipo de sales que se encuentran disueltas en el agua influyen en que el tono resulte más o menos intenso. A menor presencia de sales más intenso es el tono.

La cantidad de capas de nácar con las que ha sido formada la perla influye en la forma del reflejo de la luz sobre la superficie, generando un oriente y lustre más intenso cuantas más capas existan.

El núcleo insertado en la Ostra para iniciar el cultivo no debería de tener influencia sobre el color final, para ello es preciso que se generen las suficientes capas como para evitar su visión.

PROPIEDADES CURATIVAS Y ESPIRITUALES

La perla es el símbolo de la amabilidad, la lealtad y la justicia. Absorbe la energía negativa y tranquiliza a la persona.

Indica inocencia, pureza y modestia. Está indicada para aquellas personas que sufren de palpitaciones del corazón. Recomendable para los que padecen de miedos y angustias. Abre el chakra basal.

Fuente: http://www.creandoconmostacillas.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies