Buddha y su sabiduría

Buddha, el origen del sufrimiento y su liberación. Todos en la vida deseamos ser felices pero hay algo que es imprescindible. El conocimiento de nuestra mente. A veces no caemos en la cuenta de que siendo todo lo que existe en el universo cambiante y en constante flujo – incluso nosotros mismos ya que todo es impermanente -, perseguir algo que pueda perdurar, es a todas luces contradictorio, ya que nuestro deseo no es otro que perdure, que permanezca con nosotros y no cambie.

Este es el engaño que se produce en nuestro cerebro, ya que confunde lo que nos gustaría que fuese y lo que realmente es.

Lo que digo a continuación, me trae gratísimos recuerdos por lo experimentado en estos lugares donde el Buddha vivió y diseminó sus enseñanzas y que me acercó a las profundas enseñanzas del buddhismo y al corazón de su meditación.

Buddha, su iluminación y sermón en benarés.
La historia cuenta o la leyenda que Buddha se iluminó, alcanzó el Nirvana tras una meditación prolongada bajo el árbol Bodhi, en Gaya (Norte de la India).

Desde ese lugar se dirigió a Sarnath cerca de Benarés en el conocido Parque de los Ciervos, donde tras su iluminación impartió por primera vez un sermón a los cinco ascetas allí reunidos, que habían sido sus compañeros de búsqueda espiritual.

Con este primer sermón se puso en movimiento la Rueda de la Buenaaa Ley o Dharmachakra. El contenido de este primer sermón, fué la exposición de las denominadas Cuatro Nobles Verdades, cimiento de todo cuerpo doctrinal budista:

Las cuatro nobles verdades:

Primera verdad: la noble verdad del sufrimiento
Todo en la vida es sufrimiento – también podemos traducirlo por insatisfacción -.Nacer es sufrir, envejecer es sufrir, morir es sufrir; la pena, el lamento, el dolor, la aflicción, la tribulación son sufrimiento; estar sujeto a lo que desagrada es sufrimiento, estar privado de lo que agrada es sufrimiento; no conseguir lo que uno desea es sufrimiento.

Segunda verdad: la noble verdad del origen del sufrimiento.
El origen del sufrimiento es el deseo que, indisoluble del deleite y de la pasión, persiguiendo el placer por doquiera, os lleva a renacer una y otra vez.

Tercera verdad: la noble verdad de la cesación del sufrimiento.
El fin del sufrimiento es el completo cesar y desvanecerse del deseo, el abandonarlo, renunciar a él, liberarse y despegarse de él.

Cuarta verdad: la noble verdad del camino que conduce a la cesación del sufrimiento.
Entregarse a los placeres de los sentidos es cosa baja, indigna, vulgar, innoble y nada provechosa; entregarse a mortificaciones rigurosas es cosa dolorosa, innoble y nada provechosa. Estos son, monjes los dos extremos que evita el Camino del Medio, comprendido a la perfección por el Perfecto, el Camino que proporciona la visión y el conocimiento, y que conduce a la paz, al conocimiento directo, a la iluminación, al nirvana.

Este es el Noble Camino que conduce a la cesación del sufrimiento, y que está integrado por:

  • Recta Opinión
  • Recto Propósito, que son la Sabiduría (Pañña)
  • Recta Palabra
  • Recta Conducta
  • Recto Sustentamiento, que son la Moralidad (Sila)
  • Recto Esfuerzo
  • Recta Atención
  • Recta Concentración, que son la Concentración (Samadhi)

Fuente: http://www.yogacentersc.es/posts/597-buddha-y-su-sabiduria

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies