Ingredientes:

  • Aceite de almendras dulces 100 ml.
  • Manteca de cacao 50 gr.
  • Pulpa de aloe vera 50 gr.

Aceite esencial de árnica, lavanda, romero, caléndula, consuelda, etc. dependiendo de qué efectos quieras potenciar.
En un bote de cristal de cierre hermético introducimos la pulpa del aloe vera bien triturada y la manteca de cacao rallada. Se añade el aceite de almendras dulces. Se cierra bien y se pone el bote al baño maría hasta que se disuelva bien. Si es preciso coger con un paño para no quemarse el bote y agitarlo varias veces para que se mezclen bien los componentes.

Saca el bote del baño María, abre la tapa con cuidado de no quemarte y añade tres gotas de cualquiera del aceite esencial que hayas elegido. Todavía en caliente verter el contenido en los moldes. Remover con un palito hasta que enfríe bien, de lo contrario la pulpa de aloe vera quedará flotando y no saldrá una crema homogénea. Dejar enfriar antes de cerrar. Etiquetar incluyendo la fecha y guardar al abrigo del calor y la luz.

Indicaciones:

Esta crema natural nutritiva podemos utilizarla para las manos o la cara, pero además es una excelente crema terapéutica en casos de heridas o supuraciones de la piel. Hay que tener en cuenta que no hay que ponerse tanta como se suele hacer con las cremas comerciales. Lo mejor es probar con poca cantidad e ir adaptando la medida que necesitamos.

Consejo:

Es preferible elaborar cantidades pequeñas de cremas ya que los aceites esenciales volátiles se deterioran con el trascurso del tiempo y los aceites de base se rancian al cabo de un cierto tiempo. Si es preciso las cremas que obtengamos de más es preferible guardarlas en el frigorífico.

Fuente: http://www.ecoagricultor.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies