Sal de vino

Hoy en día, podemos comprar sales aromatizadas que sorprenden a propios y extraños. Surgió por casualidad a la abuela de Pascal, en la región de Burdeos.

La historia dormía en la memoria de la abuela de Pascal que recordó haber utilizado una sal, que fruto de la casualidad, se había empapado del vino escapado de un tonel volcado en la bodega de un barco.

La sal absorbió el vino, tomando un interesante color, además de un agradable aroma. Al no poder hacer negocio con ella, se la regalaron a una ingeniosa mujer que le añadió especias y comenzó a usar esta divertida sal de color asombroso en la elaboración de sus platos.

Con esa idea en la mente Pascal comenzó el proceso de investigación para aportar el fruto de diversas cepas a los cristales de vino, que más tarde dio lugar a la comercialización de cuatro tipos de sal de vino diferentes:

  • Sal de Château, de gran complejidad aromática esta pensada para pescados, carnes y verduras.
  • Sal de Merlot, con sabores suaves y aromas dulces, marida especialmente bien con foie, magret y buey.
  • Sal de Cabernet, revive el aroma de las hierbas aromáticas, siendo la combinación perfecta para crustáceos, pescados blancos, salmón y carnes blancas.
  • Sal de Syrah, exótica y especiada, está pensada para iluminar los platos de cordero, carnes a la parrilla y ensaladas.

Fuente: http://lugardelvino.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies