Crema de pimientos rojos con yogur de cabra y nueces

En Portugal, tenemos la deliciosa costumbre de poder comer una «sopiña» (llamamos comúnmente  sopa a cualquier crema, puré, caldo, consomé…) en cualquier bar, café o restaurante, a cualquier hora, por apenas 1 euro…  Y en toda buena casa portuguesa se come sopa todos los días! En general son cremas de «mama», muy sencillas y reconfortantes…

Por eso, yo siempre creí que mis «sopas» eran perfectas… hasta el día que una querida amiga del alma me dijo: «me encanta como cocinas, pero tus cremas son sosas, aburridas… como de hospital!».  Claro, después de esto, mis «sopas» no han vuelto a ser las mismas! Es muy común, desde entonces, que en los retiros en los que cocino la gente diga que lo mejor de todo, son las cremas.
Trucos básicos: 
Usar siempre una base de cebolla o puerro, patata y calabacín. Así, una crema de zanahoria o calabaza, por ejemplo, tendrán mucha mas suavidad en textura y sabor.
Las verduras se rehogan primero con aceite y sal a fuego muy bajo, por unos 15 minutos y sólo después se le añade el agua y se cocina por 15 0 20 minutos más, o hasta que estén bien tiernas. Así se cocinan en su propia agua y cogen mucho más sabor.
Una pizca de pimienta recién molida y a veces también nuez moscada, le dan media vida a las cremas y purés.
Al servirla en cuencos individuales se puede decorar con un chorrito de aceite, hierbas frescas, yogur natural, frutos secos, brotes, pan tostado, semillas, pimienta, chilli, pimentón, algas tostadas, …. en fin, imaginación al poder!
 Así, con los últimos pimientos de la temporada, nos hemos despedido de los días de calorcito de otoño con una crema realmente exquisita, sin embargo tan sencilla de preparar como cualquier otra de toda la vida!
 
Ingredientes:
(para 4 personas)
  • 2 pimientos rojos grandes
  • 1 patata pequeña pelada
  • 1 tomate pequeño
  • 1 cebolla mediana
  • 1 calabacín mediano pelado
  • 1 zanahoria pelada
  • 1l de agua hirviendo, aproximadamente
  • aceite de oliva
  • sal marina
  • pimienta
  • una pizca de chilli (opcional)
  • romero fresco (u otra hierba fresca: cebollino, perejil, albahaca….)
  • 1 puñadito de nueces
  • yogur de cabra u otro
Preparación:
  1. Cortar todas las verduras en trozos medianos
  2. En una cazuela alta con un chorrito de aceite, rehogar todas las verduras con una pizca de sal marina por 15 minutos.
  3. Añadir el agua y cocinar por 15 minutos mas o hasta que las verduras estén bien blanditas.
  4. Batir todo con la «minipimer», añadiendo mas agua si fuese necesario, para obtener una textura suave y aterciopelada.
  5. Servir en cuencos individuales y decorar con una cucharada de yogur, las nueces troceadas, el romero fresco cortado muy fino, una pizca de sal marina y  mezcla de pimientas recién molidas.
Pimientos Rojos
Alta fuente de la vitamina C, también vitamina B6 y de magnesio. Esta combinación de vitaminas y minerales muestra una disminución de la ansiedad, especialmente la relacionada con los síntomas premenstruales. La vitamina B6 también es un diurético natural, así que los pimientos rojos ayudan a reducir la inflamación y prevenir la hipertensión.
Contienen muchos antioxidantes. Los efectos combinados de la vitamina A y de la C crean una gran capacidad antioxidante. La mezcla de éstos con el licopeno, convierte al pimiento rojo en un superalimento de primera clase. El licopeno es lo que hace que los tomates y los pimientos rojos sean rojos. Los pimientos rojos son una de las verduras con un contenido más alto de licopeno, que ha sido probado con éxito en la prevención de muchos tipos de cáncer incluyendo el de próstata y el de pulmón.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies