Coca de verduras rapidísima

Coca de verduras

Amasar con las manos es una experiencia que todo el mundo debería tener al menos una vez en la vida. Es una terapia contra el stress fantástica y además añade algo con sentido a la vida.

Al mezclar los ingredientes parece imposible que de ahí vaya a salir algo consistente, que no pegan ni de lejos, pero a base de trabajo todo acaba amalgamándose en una bola que es elástica y sólida a la vez, la suma de las partes hace del todo algo mejor y más hermoso.

E imposible de volver a separar. Y todo con las manos. Así que, por el precio de una receta nos llevamos una reflexión filosófica, una conclusión política, una satisfacción personal y un dolor en los brazos.

En este caso, amasaremos una serie muy limitada de ingredientes (cerveza, harina, aceite) para hacer una coca salada, con verduras, sin levaduras químicas y que se hace en un momento.

Hoy hacemos algo más parecido a una pizza, con una masa fina y crujiente que es, también, más ligera y fácil de comer.

En cuanto a lo que le ponemos por encima, podéis echarle imaginación o ser más bien prácticos y ponerle lo que os quede en la nevera. Unos trocitos de tomate, unas puntas de espárragos, medio pimiento a punto de corrupción, etc. Casi cualquier cosa es posible.

Nosotros le pusimos cebolla, pimiento y unas rodajas de berenjena cortada fina. Pero, repito, hurgad en vuestras neveras y en vuestras seseras en busca de nuevas combinaciones.

Vamos, pues, con la receta:

  • Para la masa:
  • 25 cl de cerveza
  • 24 cl de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal
  • 500 g de harina (aproximadamente)

Para la superficie, en este caso:

  • Medio pimiento
  • Media berenjena
  • Una cebolla
  • Aceite, sal, pimienta

1. Enciende el horno y pon música.
2. En un bol, mezcla la cerveza con el aceite y la sal.
3. Añade parte de la harina y mezcla con una cuchara.
4. Arremángate y mete las manos en la masa.
5. Amasa y añade harina hasta que la masa se despegue de los bordes del bol y forme una bola elástica. Tapa con un paño y deja reposar.
6. Corta las verduras en tiras finas, cuadrados finos, rodajas finas, lo que sea pero fino.
7. Extiende la masa sobre papel de hornear en la bandeja del horno. Deja un reborde algo más grueso. Hornéala sola unos diez minutos a 180º con calor arriba y abajo.
8. Saca la coca del horno. Dispón sobre ella las verduras jugando con la geometría. Añade un chorrito de aceite, un poco de sal y si te apetece muele un poco de pimienta sobre las rodajas de berenjena.
9. Vuelve a meter en el horno, con calor sólo por abajo, unos 35 minutos o hasta que veas que coge color.
10. Disfrútala. Si tienes prisa, se puede tomar caliente o dejar que se enfríe.

Fuente: http://pepesirvent.blogspot.com.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies