Joan Antoni Melé de Triodos Bank, pone lo humano delante del beneficio

“No financiaríamos nunca un partido político” Es inusual escuchar a un banquero hablar de paz, de agricultura ecológica y de meditación, pero este es el día a día del economista y físico Joan Antoni Melé (Barcelona, 1951), subdirector de Triodos Bank. Melé pasa sus jornadas ofreciendo charlas y conferencias por toda España insuflando ética en las finanzas con un entusiasmo casi infantil y una determinación poco corriente.

Habla como si hubiera descubierto un gran secreto y necesitara gritarlo a los cuatro vientos. Algo de ese misterio se desvela en su libro Dinero y conciencia, ¿A quién sirve mi dinero?, en el que devuelve al cliente convencional la pregunta ¿cuánto me dan en este banco? Con la respuesta ¿por hacer qué? Tilda de insensata a la banca, que ha destrozado el oficio por la especulación, y extiende a todos la responsabilidad de la crisis actual. Poner lo humano delante del beneficio es el lema de este banquero, para quien el momento de la indignación ha pasado. “Ahora es necesario poner coherencia. Basta con cambiar la cuenta, sin pancartas”.

guiasana-entrevistas¿Por qué dimitió en la caja donde trabajaba?
Era el año 2000 y se celebraba el primer congreso de banca ética en España, en Barcelona. Un amigo que conocía cómo pensaba me dijo que debería sumarme a este tipo de banca. Me avisó sobre el congreso. Al final no fui, pero sí me puse en contacto con varias personas que estaban relacionadas con este tipo de banca. Me hice voluntario y empecé a dar conferencias sobre el tema, pero claro seguía trabajando en una caja convencional. No era aún del todo coherente entre dónde trabajaba y las charlas que impartía. Hasta que en 2005 me llamó el director de Triodos Bank, Esteban Barroso y me propuso que abriera la primera oficina urbana del banco en Cataluña. Quería hacer una prueba del banco. Yo entonces tenía 55 años, me esperaba una prejubilación excepcional, pero él me dijo ¿no te das cuenta de que esto te toca hacerlo a ti? Tras unas cuantas horas de insomnio, acepté.

¿Qué le llevó a aceptar?
Descubrí el sentido de la libertad, de no trabajar sólo por un salario sino por convicción. He perdido el miedo. No tengo bonus, ni incentivos. La mayor motivación es hacer algo que tenga sentido, donde pongas tus capacidades. Ganar más o menos es secundario mientras sea un salario digno. Si lo primero que miras es cuánto te pagan para elegir un trabajo, no vas a ser feliz. Uno tiene que mirar qué lleva dentro. Yo lo encontré a los 55 años y he rejuvenecido.

¿Es importante saber qué hace el banco con nuestro dinero?
No es verdad, como se dice ahora, que no hay dinero. Hay muchísimo dinero en el mundo, pero se usa mal. La mayor perversión de este momento en la banca es la especulación, en cosas rarísimas, en productos estructurados, sin conexión con la economía real. ¿No se dice que el dinero es poder? ¿Por qué permitir que un banco haga lo que quiera con mi dinero? Es absurdo llegar a un banco y preguntar ¿cuánto me das? Pues depende de lo que hagas con ello, ¿por qué la gente no pregunta esto?

Los bancos ahora ni siquiera prestan dinero…aunque desde el Gobierno se insista en el autoempleo y en el emprendimiento
Porque invierten en otras cosas. Triodos da cada vez más créditos, pero la banca prefiere invertir en bonos, en especulación, en fondos de inversión, y como nadie les obliga a invertir en la economía real…y así se generan muchas contradicciones de forma que alguien puede estar manifestándose por la paz y financiando bombas racimo al mismo tiempo. España figura entre los primeros países que comercializan armas en todo el mundo. E igual sucede si alguien es ecologista y no sabe que con su dinero se están financiando transgénicos (organismos genéticamente modificados), porque la pregunta que han hecho al banco es ¿cuánto me das por mi dinero? Yo respondo ¿por hacer qué?

¿Y qué hacen ustedes?
El primer criterio son los valores, el segundo la transparencia y el tercero es que no hay bonus ni incentivos que han destrozado la banca porque los directivos hacen barbaridades con tal de lograr esos bonus. A un banco como Triodos no habría ni que llamarlo ético, porque lo normal debería ser pensar en esos tres puntos.

¿Tienen respuesta en la calle?
El crecimiento está siendo espectacular, en 2011 hemos crecido un 110%, hasta más o menos los 75.000 clientes en España, y este año esperamos duplicar esa cifra, porque lo que proponemos no es algo raro, es tan sencillo que es revolucionario. Puedes hacerlo todo, sin comisiones, ¿a qué estás esperando?

¿Qué análisis hace sobre la nacionalización de Bankia? Hace tres años se rescató a los bancos con dinero público…
Ahora hay que inyectar otros 10.000 millones de euros. Creo que son esas las cifras. No se ha aprendido nada. Los bancos siguen especulando y a nivel político no pueden decir nada: cómo van a decir nada si ellos tienen créditos en esos bancos. Hay que apostar por la coherencia. El movimiento 15-M está muy bien, pero ahora hay que pasar de la indignación a la coherencia, es tan sencillo como decir ‘hoy cambio la cuenta’, y punto, sin pancartas.

¿Tanta fuerza tiene el dinero?
Muchísima, pero puede ser positiva sólo si la juntamos. Por eso tienen tanto poder los bancos, porque tienen miles de cuentas de la gente. Pero el cambio va a llegar. Queremos cambiar el sistema financiero. Cuantos más clientes seamos, mejor.

¿Cuánta gente necesitan?
Empezaremos a ser potentes a partir de 500.000 clientes. Este año abriremos otras seis oficinas, porque ya hemos crecido. En eso también funcionamos al revés que la banca tradicional. Ofrecemos oficinas para atender mejor a la gente, y no con el objetivo de crecer.

¿Ninguno de esos bancos ha querido hacerse con Triodos, o con su mensaje?
Nos copian nuestros mensajes, pero no podrían comprarnos. Nuestra estructura jurídica no lo permite. Ojalá nos imitaran, y no sólo con la publicidad. La clave es la transparencia radical. Decimos qué hacemos hasta dónde, todo se publica. Si supiéramos lo que hacen algunos bancos en paraísos fiscales…la banca quiere que la gente no se preocupe, y para eso hace regalos, ofrece tipos de interés atractivos…

¿Por qué en otros países este tipo de banca prendió hace años y en España cuesta que cale?
Todo lo que tiene que ver con la conciencia en España que tiene un retraso de 25 años…Fuimos los últimos en entrar, pero ahora vamos a marchas forzadas. El crecimiento es exponencial, incluso podríamos adelantar a esos países donde la banca ética arrancó en los años sesenta. A España no llegó hasta el año 2000, y en realidad se puso en marcha en 2004. En España la gente necesita tener oficinas, y en esos países no, pero básicamente es una cuestión de tiempo.

¿La Administración se ha interesado de alguna forma por Triodos?
No ha habido interés real. Algún ayuntamiento se ha interesado, ha abierto alguna cuenta…pero es poco significativo respecto al total de nuestros clientes. Nosotros no financiaríamos nunca un partido político.
Llama la atención que un banco hable con tanto ahínco sobre agricultura ecológica.
No sólo la financiamos, sino que la promovemos. Este año acabaremos todos consumiendo agricultura ecológica. España es el principal productor en Europa, pero el 80% se va fuera, aunque este año el consumo interior ha crecido un 20%.

¿Por qué la promueven?
Es muy importante para la salud y para el medio ambiente, que sufre por la agricultura industrial. El problema a veces es que un buen agricultor no es un buen comerciante, por eso es importante crear redes, y nosotros lo intentamos. En España somos demasiado individuales, hay que buscar alianzas. Solos ya no sirve.

¿Ofrecen facilidades?
La primera responsabilidad de un banquero es decir si la actividad es viable o no, porque intervenimos con un dinero que es del banco, por tanto hay que invertirlo con prudencia. Hasta ahora nos habíamos vuelto locos dando hipotecas que no se podían pagar. Los clientes se iban hasta que encontraban quién les financiara. Es una insensatez. Por eso hay que decir que lo que ha pasado es responsabilidad de todos. Es una sociedad volcada en el consumo, en la opulencia, todo era posible ¿Por qué dar a los bancos las casas que no pudieron pagar? El Estado podría haber ayudado a la gente, quedándosela y ofreciéndola en alquiler, hasta que el propietario pudiera pagarla de nuevo. Pero no, luego el banco se hunde y lo ayudamos con dinero público.

¿Triodos no concede hipotecas?
Solo a algunos clientes con cierta antigüedad y hasta el 80% del préstamo, nunca por la totalidad. Pero cada caso es distinto, hay que analizarlo uno por uno. La sensatez tiene que ser la norma en un banco. En este país se ha hecho Honoris Causa invertir 10 y ganar 10.000. Es necesario valorar la cultura y la educación. Hay que aumentar el consumo cultural, el arte, crear un nuevo mercado que mueva el dinero y nos haga libres, porque lo material nos esclaviza. Para lo instintivo sólo hay que dejarse llevar, pero para algo más superior es necesario hacer un esfuerzo.

¿Esa es la salida a la crisis?
No es un tema de salir de la crisis económica, sino de buscar sentido a la vida. Eso da contenido: la amistad, encontrarte con los amigos, no a través de un chat, hay que volver a lo humano y crear lazos de unión para compartir, que es cuando se crece… Ahora estamos indignados, pero hace cinco años había 3.000 millones de personas sin nada que comer. No sirve una solución parcial, todos somos importantes. La conciencia se tiene que globalizar, el cambio debe ser global, lo que tiene que estar en el centro de la economía es el ser humano, no el negocio, los resultados son el resultado, no el objetivo.

¿Cómo devolver la humanidad al uso que hacemos del dinero?
Basta de miedo, de escuchar que España se va a convertir en un corralito, somos muy manipulables. Hay que levantarse cada día y decirse lo voy a dar todo de mí. Hace falta entusiasmo, coraje. El problema es que estamos esperando a que otro llegue para solucionar los problemas. Y ese es el problema y el peligro. Esto tenemos que arreglarlo entre todos.

SARA ACOSTA LANGA

El perfil

Triodos Bank nació en Holanda en los años ochenta, pero no fue hasta 2004 cuando caló en España el lema “Un banco donde cuenta algo más que el dinero”. La entidad sólo financia proyectos sociales, medioambientales y culturales, y arrancó su actividad con una cultura ajena a España: sin oficinas y a través de Internet. Este año cerró con 75.000 clientes y espera duplicarlos en 2012. Apenas concede hipotecas, sólo a clientes con cierta antigüedad y nunca por la totalidad del préstamo; y promueve activamente el desarrollo de la agricultura ecológica, tejiendo redes entre agricultores y distribuidores. La estructura jurídica de Triodos hace imposible que otro banco se haga con la entidad, aunque el banco lamenta que la banca convencional sí copia sus mensajes, pero sólo en la publicidad.

Fuente: http://www.larevistaintegral.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies