Unos saquitos de ducha fáciles de hacer pero no por ello sin encanto, es mas pueden constituir un regalo muy original y personalizado además de ser una delicia en el baño gracias a la suavidad de la avena mezclada con ralladura de nuestro jabón preferido y opcionalmente unas gotas de aceite/s esencial/es.

Como ya os he dicho, el procedimiento es muy fácil, necesitaremos en primer lugar:

  • 1 ó 2 bolsitas de organza o algodón, o mas si deseamos hacer mas saquitos y/o rellenarlos con diferentes jabones y aromas.
  • Copos de Avena (8-10 cucharadas soperas-cantidad orientativa) enteros o de tamaño un poco mas pequeño pero no demasiado para no escurrirse por la malla de la bolsita de organza.
  • Jabón en pastilla rallado (cantidad orientativa-100gr.), obviamente el natural el mejor, yo he usado uno hecho por mí de Naranja Especiado para los mayores y otro para los peques, el de Chocolate, Miel y Leche y como no llevaban aroma añadí a la avena unas gotas de fragancia natural de Tarta de Fresa.
  • Aceite esencial (opcional) unas cuantas gotas (cantidad orientativa-15 gotas para las cantidades orientativas arriba indicadas de avena y jabón).

 Si usáis aceites esenciales estos se añaden a los copos de avena y se remueven bien para que los copos se impregnen bien.

En un bol se pone el jabón rallado y se añaden los copos de avena, se remueven y se rellena un saquito con la mezcla y… ya esta…muy simple ¿verdad?

Las cantidades son a elección de cada uno ya que depende del tamaño de la bolsita, de si queréis rellenar mas de una…Si os sobra podéis guardar la mezcla en un bote bien cerrado y así tenerla a mano cuando se necesita.

Una vez en la ducha remojamos el saquito bajo el chorro de agua y masajear la piel con el, hará espumita además de una suave exfoliación. También aprovecharemos la dulce suavidad de la avena y sus propiedades:

La Avena es un cereal con “mil virtudes” se dice, rico en activos antioxidantes y relajantes y en elementos nutritivos. Sus propiedades antiinflamatorias y anti pruriginosas tienen efecto calmante demostrado sobre los picores e irritaciones. Suaviza la piel y mejora la hidratación siendo usada en casos de piel dañada, agrietada, atópica, para los bebes es formidable así como en casos de picaduras de insectos, ortigas u otros.

Después de la ducha tendréis que aclararlos para quitar el exceso de espuma y podéis aprovechar el cordoncito para colgarlos y secarse hasta la próxima. Son reutilizables varias veces, hasta que ya no producen espuma.

Fuente: http://jabonesaflordepiel.blogspot.com.es/2013/10/saquitos-de-avena-y-jabon-artesanal.html

¿Me ayudas a difundir? ¡Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR