Podar árboles es algo fácil

Cuyos beneficios mantendrán al árbol saludable durante décadas (y hasta siglos)

Cuando vemos la apariencia de un árbol que transmite salud y belleza natural, a veces nos llegamos a preguntar qué cuidados le proporcionaron para que alcanzara ese estado.

En ocasiones nos llegan consejos para que absorba mejor los nutrientes, para que incluso tenga más brillo o que se vea llamativo.

Pero, de acuerdo con la Universidad del estado de Oregon, EE.UU., solo se necesita conocer un poco acerca de la estructura biológica del árbol y los principios adecuados acerca de la poda.

Por más que parezca lo contrario, la poda es algo fácil, cuyos beneficios mantendrán al árbol saludable durante décadas (y hasta siglos).

Como seres vivos, cada árbol tiene una preferencia en la manera de ser tratado, por lo que existen ciertas prioridades a tomar en consideración:

Mantén el árbol lo más saludable posible al:

Remover las hojas y ramas muertas o enfermas; quitar las ramas que se entrecruzan, ya que pueden lastimar o infectar otras partes de la planta; reparar el daño que tenga.

Nutre la copa para mejorar su apariencia.

Rejuvenece al árbol quitando la madera vieja de tal manera que se propicie la formación de una nueva.

Mejora la estética del árbol, y así también aumentará su valor.

Disminuye el tamaño del árbol al remover eventualmente su follaje (pero cuidado en la selección).

Pero entonces, ¿cómo se puede remover y quitar esas ramas u hojas que afectan vital y estéticamente a la planta?

Según los expertos del Sunset, hay cuatro maneras de la poda:

Pinchar, con el dedo gordo e índice, las hojas del árbol para estimular su desarrollo higiénico, darle forma y apartar cualquier anormalidad

Direccionar las ramas del árbol al cortarlas justo por atrás del brote y así estimular el crecimiento; tercero, adelgazar el tallo y la copa del árbol en las ramas para eliminar aquéllas cruzadas o enredadas.

Utilizando podadoras de mano, tijeras de jardinería o una sierra de podar; finalmente, cizallar la estructura sin cortar los retoños.

Así estimular su desarrollo, a través sólo del corte de las pequeñas hojas (donde el daño es menos visible).

Incluso, la Universidad del estado de Oregon aconseja que, para cuidar a la planta, es necesario conocerla:

Caminar alrededor de ella, revisar si no presenta alguna anormalidad, y entonces considerar la apariencia que uno desea que obtenga.

En el caso de que tenga algunas ramas cruzadas o enfermas, ponderar cuál corte es el que necesita (pinchar, direccionar o cizallar), sin que afecte la forma del árbol.

Recordemos que el objetivo de la poda es embellecer y mantener saludable a la planta; ya que, como todo ser vivo.

Es indispensable tomar en cuenta sus necesidades biológicas.

Fuente: http://www.ecoosfera.com/2014/03/como-cuidar-y-podar-arboles-paso-por-paso/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies